Sexualidad y Duelo

La sexualidad en el duelo gestacional y perinatal

El deseo sexual también es tomado por el duelo y queda congelado por los mecanismos propios de este tipo de procesos.

La pareja va a necesitar un tiempo importante para retomar su vida íntima, no sólo porque la libido decae naturalmente en circunstancias de tanto dolor, tristeza incluso estrés traumático, sino porque tener relaciones los deja expuestos a un nuevo embarazo.

Y aquí se abren varias posibilidades, el deseo inconsciente en tanto pulsión de vida, en un nuevo embarazo como reparación/ sustitución. Y por otro lado el temor de reiterar la detención y la pérdida.

He observado muchas parejas que no pueden retomar su vida sexual porque la sexualidad ha quedado asociada al desenlace de la muerte de su hijo.

La asociación a nivel inconsciente es que queda la sexualidad ligada al desenlace de la muerte.

A su vez observamos que, al no poder retomar la vida sexual, la pareja pierde el espacio de mayor conexión, esa intimidad del abrazo, la comunión de los cuerpos, ante lo cual también se puede ir debilitando y empobreciendo la relación.

También es muy frecuente observar en la mujer más resistencias, y en el varón más disponibilidad.

Dinámica que suele también polarizarse, a más el varón insiste, más la mujer se aleja, a más ella se aleja, el varón más insiste.

Este reclamo de los varones por la frecuencia de la vida sexual, se cruza con el reclamo de las mujeres por más contacto amoroso, más comunicación y empatía.

Observamos otra dinámica de polarización, ellas rechazan el encuentro sexual por falta de comunicación y empatía. Y ellos no brindan comunicación y empatía por no sentir la respuesta a su demanda sexual.

 En algunos casos se agrega la agresión masculina ante la frustración sexual, agresión o violencia naturalizada por la sociedad pero que daña la relación profundamente.

Dinámicas también que constituyen circuitos de retroalimentación difíciles de desactivar.

Una dinámica frecuente, es que la mujer accede a retomar una frecuencia sexual en función de la búsqueda de un nuevo embarazo, con una necesidad reparatoria, que en muchos casos llegan a constituir una “obsesión”.

Ellos más resistentes con respecto a la nueva búsqueda, en función de no repetir la experiencia del padecimiento de la mujer, y su lugar de exclusión, de impotencia, con su duelo bloqueado, no reconocido.

Si la sexualidad se restablece ya no es centrada en el encuentro, el disfrute y el placer sino en la búsqueda del embarazo, no siendo tan consensuado, ni de común acuerdo.

Esto también comienza a resentir la relación, puede ser que el varón se retire de la intimidad, y la mujer reclame, pero reitero no tanto como unión de la pareja sino con el fin de la reparación a través del proyecto del siguiente embarazo.

Esta dinámica se repite y se agrava aún más en los tratamientos de fertilidad asistida.

Desde la perspectiva sistémica, observamos en la mayoría de los casos, cómo la falta de apoyo social frente al duelo, los condena a una inercia de silenciamiento.

Lo que finalmente induce a la pareja y a la familia, a desconocer, desestimar, desmentir, negar, rechazar, evitar, todo un abanico de respuestas defensivas, que a lo único que conducen es a un estado progresivo de aislamiento, confusión, alienación, que los deja paralizados, inhibidos de conductas de acercamiento y privados de empatía el uno por el otro.

María Andrea García Medina

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Fernando dice:

    Hola, siendo hombre y queriendo reencontrarme sexualmente con mí mujer, después de 2 perdidas, una hija de 2 años y una nueva pérdida; y entendiendo por lo que está pasando, esforzandome por empatizar con ella, escucharla y respetarla, que postura debería tomar antes su negativa a la intimidad? Sobretodo como debo actuar, ya que se enoja cuando instintivamente sugiero o intento acercarme, aún sin intenciones sexuales. Ya que no me refiero a la intimidad exclusivamente por sexo, sino de las caricias, el contacto corporal, los besos, los abrazos sueltos y entregados.
    Gracias

    Me gusta

    1. Fernando dice:

      Podrá ser que no lo publiquen en la página? Gracias

      Me gusta

  2. Hola Fernando gracias por tu consulta, dos pérdidas gestacionales y una hija de dos años, una situación familiar compleja. El duelo de dos pérdidas para una mamá congela su sexualidad, además hay una hija de dos años que demanda también. Siento Fernando, que podes pedir ayuda y como pareja, tomar una entrevista para un proceso de acompañamiento. Podes consultar al Red Transdisciplinaria en Duelo Perinatal. Te dejo el correo redtransdisciplinariaduelo@gmail.com
    Una red de profesionales que te van a brindar un asesoramiento de pareja y familiar.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s