Las pérdidas más tempranas, las más invilibilizadas.

Las pérdidas gestacionales tempranas, las más silenciadas…la mortalidad fetal es el componente menos estudiado de la mortalidad perinatal, el más invisibilizado, siendo cada vez más prioritario visibilizarlo como problema de salud pública en los países en vias de desarrollo como el nuestro.


Sabemos que la maternidad sobre todo al inicio de la vida, desde la concepción y la gestación es un proceso muy íntimo de la mujer, un espacio de «nido».

Hay una simbiosis inicial de la vida, esa díada madre/hijo, en esa fusión uno dentro de otro, en ese espacio uterino de la madre, ya nos marca que es y será la protagonista central, también en la vivencia de la pérdida.

La primera vivencia de vaciamiento es corporal, por ende, de la mujer. Somos las mujeres las que llevamos este destino marcado por la biología. Somos portadoras de la vida. Es de tal intensidad la fusión, esa unidad, siendo tan, tan íntima y tan sagrada.

” Bendito es el fruto de tu vientre…”

Por lo cual la experiencia de la interrupción de esa vida, ese vaciado, es también un sentimiento de tal intensidad, proporcional a dicha fusión inicial. La experiencia inicial es de vacío, y de profunda soledad… Así como la maternidad puede llegar a ser una experiencia de plenitud y trascendencia – (en algunos casos idealizada también) -, así como también de una enorme soledad.

Este paradigma patriarcal que nos ha dejado solas históricamente. Hago énfasis en esto para comprender la dimensión del dolor posterior a ese vaciamiento, como una vivencia de profunda soledad existencial. Las mujeres refieren inicialmente, una soledad devastadora, donde pareciera que no hay ningún rol o vínculo que la pueda cubrir.

Es como si ese campo de resonancia de dolor femenino, viajara desde tiempos inmemoriales…En este primer momento inicial, quizás ni parejas, ni terapeutas, ni amigos, ni otros miembros de la familia puedan aliviar.

El dolor por la pérdida de un hijo no es proporcional a su tiempo gestacional, se trata de la pérdida de un hijo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s