Identidades… mujeres posibles… subjetividades…

Identidad Femenina
 S. Freud, médico neurólogo austríaco ( 1856-1939)  le debe la conceptualización del Psicoanálisis, a esas mujeres , que él llamó histéricas, que no encontraban otra manera de expresarse, que no fuera manifestar en sus cuerpos, cegueras histéricas, parálisis histéricas, y toda una vasta sintomatología que intentaba mostrar el grito ahogado del derecho a una identidad, a ser reconocidas por una cultura que el mismo Freud definió como “ falo céntrica”, con el tiempo la sociología y la antropología definieran  como Patriarcado.
“Es necesario reconstruir la contradicción hombre-mujer a partir de la negación del cuerpo de la mujer, y por tanto lo que en psicoanálisis tradicional aparece como el problema de la enfermedad, de neurosis, desadaptación, etc, se convierte en una contradicción material. La mujer se encuentra desde el principio sin una forma propia de existir, como si el existir de la mujer se hallase ya incluído en una forma de existencia (mujer, madre, hija) que la niegan en cuanto mujer. Ser madre significa existir y usar el propio cuerpo en función de un hombre, y por lo tanto una vez más, carecer de sentido y del valor de la propia existencia en todos los niveles. Esta negación de si misma es interiorizada a niveles tan profundos que es como si las mujeres a lo largo de su historia no hiciesen más que repetir esta experiencia de la autodestrucción. Por eso, el discurso sobre la violencia masculina, sobre la vejación, la dominación, los privilegios, etc. Seguirá siendo un discurso abstracto si no se tiene en cuenta el aspecto interiorizado de la violencia, la violencia como negación de la propia existencia. La negación de si misma empieza a funcionar desde el nacimiento, a partir de la primera relación con la madre, donde la madre no está presente como mujer con su cuerpo de mujer, sino que está allí como mujer del hombre, para el hombre…”
Lea Meandri
La raíz de todas las enfermedades, padecimientos, y sintomatologías de una mujer radica fundamentalmente en poner en primer lugar las necesidades de los demás, y por último las propias.  La identidad fundada en “ser-para-otros”, en vez de “ser-para-si”, es la clave para comprender la gran herida histórica de la mujer  como herencia cultural del Orden Patriarcal.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. hayke dice:

    Coincido María Andrea Gracias!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s