Breves relatos


“Estamos en mi consultorio con Angie, una mamá muy joven que ha tenido su hijo prematuro, ha nacido de seis meses con muy bajo peso, sus sistemas nervioso y respiratorio muy delicados. Su hijo a los pocos días fallece en la terapia intensiva neonatal, luego de 10 días de estar luchando por su vida.

Estamos en su segunda entrevista, hoy se cumplirían 3 meses de su fallecimiento…
Me trae una foto de su bebé con sus ojos llenos de lágrimas, mientras tomo la foto de su pequeño hijo, y la miro a los ojos, siento y resueno profundamente con su dolor…
Le pregunto el nombre de su hijo, respiro, le digo que hermoso nombre, le pregunto si me permite nombrarlo. Lo hago con gran emoción…Lo vuelvo a repetir, su nombre completo, su hijo tiene una identidad, evocamos su presencia…

En ese momento de profunda conexión, que vuelvo a vivir mientras escribo, pasan cientos de registros emocionales, sensoriales, me pasa toda una vida… mi propia historia, cientos de historias de madres que han perdido a sus hijos, que no han podido despedir…

Siento como late fuertemente mi corazón, mis ojos se inundan de lágrimas, le doy lugar a lo que siento, le digo mientras le sostengo la mirada y tomo la foto en mis manos…

“Angie, respeto tu dolor”, respiro con ella, hago silencio, un manantial de sensibilidad nos embarga a las dos…Pienso en ese vínculo sagrado… Sé que es indisoluble… Estamos sin saberlo en el reconocimiento de un misterio mayor…”
María Andrea García Medina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s