No se trata de estar a favor o en contra… A vos también te puede pasar #metoo

Recién atiendo en el consultorio una familia, dos de las mujeres comparten que se realizaron un aborto a temprana edad. Una de ellas hoy comprende la necesidad de dar un marco de regulación legal, la otra, sin embargo se manifiesta en contra del derecho a decidir, en contra de la legislación.

Dos mujeres en una misma familia, una a favor del derecho al aborto seguro, legal y gratuito. Y por otro lado la otra se manifiesta absolutamente contraria… 
Me pregunto en una misma familia, un caso se abre a la necesidad de comprender, de abrir la visión, de ampliar la mirada, de reflexionar de que se trata como problemática social más profunda… La otra mujer, directamente comienza con juicios de valor, y descalificaciones como «abortistas», «asesinas», etc.

Qué es lo que en uno y otro caso se juega? Qué fundamenta una postura, a la otra tan diametralmente opuestas, un abismo entre ellas, siendo parte también de una dinámica familiar. 

Cuales son los mecanismos de defensa que se juegan en el psiquismo de un ser humano, en una mujer, frente a una situación como la decisión de interrumpir una gestación, desde el tabú, el silencio, el aislamiento, la vergüenza, la condena religiosa y social, en síntesis, la clandestinidad. Mecanismos dentro de otros mecanismos de los sistemas familiares, donde predomina también la censura, la prohibición, el silenciamiento, el miedo, y una normativa regulada por un sistema mayor, que opera desde el inconsciente de esa familia y parte de su cultura.

Lo dejo abierto para pensar…

Buena conciencia, mala conciencia, dinámicas familiares, distintas posiciones, distintas posturas… 
Qué circuitos busca la moral atávica, ancestral, inconsciente, todo un paradigma ideológico valorativo de tiempos inmemoriales, de toda la historia de la humanidad…? 

No hay respuestas… No existe una respuesta, cada caso es diferente, único, singular… Un intrincado entramado de variables complejas infinitas… No hay respuestas, a favor, en contra… 
Tengamos la humildad de abrir un dialogo y un pensamiento, una reflexión profunda que como familias, como sociedad nos merecemos… 

Todos tenemos derecho a expresar nuestra posición, sin que por ello implique que lo de «uno» está bien y que el «otro» está equivocado… Ese «otro» tendrá sus razones, su historia, sus posibilidades…
El mayor desafío es y será: salir de la clandestinidad, del tabú, de la imposibilidad de hablar, de seguir callando, de «condenar al que piensa diferente». 

No se trata de estar a favor o no del aborto, esto lo repito incansablemente todos los días, se trata del «derecho al aborto» en los casos límites, como el embarazo adolescente en condiciones de extrema vulnerabilidad, la violación, el incesto, y en el resto de los casos donde se ponga en riesgo la salud mental, física, emocional, integral de la mujer, a raíz de dicho embarazo. Por otro lado si hubiera malformaciones congénitas, incompatibles con la vida, donde una mujer no esté obligada ni a continuar, ni a interrumpir, sino que tenga derecho a decidir. Y en el medio un abanico de casos, donde seguramente se jueguen variables extremas, de desamparo familiar y social, donde el estado debe tomar la responsabilidad de política sanitaria de asistir y proteger.

Y que esa evaluación  y decisión, sea acompañada, desde la libertad, el respeto, la empatía y la compasión. 

El desafío «de-construir» el viejo pensamiento, las viejas estructuras, prejuicios, mandatos…. Aprender a pensar con la mente abierta, a expresar, a comunicar, desde el respeto, la aceptación, la tolerancia… y seguir hacia delante… construyendo…


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s