Simplemente recordar… y agradecer…

A esta altura del año pasado en agosto, estaba finalizando la primer versión de Acunando la Luna despertando al Sol, y la estaba inscribiendo en la Dirección Nacional de los derechos de autor, estaba subiendo artículos al blog para abrirle paso al nacimiento de Acunando…

Estaba investigando, estudiando, profundizando, recibiendo los testimonios, escribiendo mucho… Descubriendo el placer de escribir, darme cuenta que realmente había una vocación por la escritura…

Recuerdo mucha emoción, con el tesoro de cada testimonio… Cada mujer que me abrió su alma… fué, es y lo sigue siendo para mí un acto de entrega sublime, una comunión espiritual… Con cada proceso fué  como un «vuelo» de ese co-inconciente vincular,  un vuelo de conciencia también… Una sinfonía, un concierto de empatía y compasión…

Hoy a un año, me detengo, miro para atrás… Agradezco, valoro el camino recorrido, valoro todo lo trabajado, las almas maravillosas que se fueron entramando en mi vida, las que siguen llegando…

Acunando me ha abierto puertas de seres increíbles… almas bellísimas… Un regalo de la vida realmente inesperado para mí, llegar a tantos rincones remotos de mi país y llegar a  geografías inalcanzables, inpensadas en otro momento de mi vida …

Por eso hoy quiero decirles que cuando pareciera que me retiro de las redes sociales, o del blog, en realidad son momentos sagrados de introspección, de ir hacia dentro para permitir la tarea de procesamiento, para apreciar, valorizar, atesorar tanto vivido, y seguir alumbrando lo que está por venir…

Cada lector/a de Acunando con sus devoluciones me han permitido seguir trabajando sobre los conceptos, revisando, profundizando, reformulando… Y en esa tarea me encuentro en este momento, además del trabajo cotidiano del consultorio, que me permite también seguir aportando nuevos testimonios para la próxima publicación.

Les agradezco especialmente por saber acompañar los intervalos en los cuales no he subido notas o compartido artículos, o simplemente donde no activo el blog ni el fb, quiero que sepan que son los momentos donde más activa estoy trabajando, pero en otros procesos, son los momentos de templo interno… los más fecundos… los más necesarios… para alumbrar lo nuevo… todo lo que se está gestando…

Acunando la Luna, despertando al Sol, es una obra viva,  cada lector/a va a resonar con aspectos diferentes, y abrir cuestiones diferentes … Incluso a mi me pasa, cada vez que releo la obra, me sorprende y me conmueve todo lo nuevo que descubro… Por eso que una obra nunca se termina de escribir, ni está finalizada, sino que cada lector como nuevo interlocutor le da vida, y se renueva…

Los invito a que me dejen sus resonancias, los invito a que me compartan sus observaciones, sus testimonios, todo lo que como apertura de su sensibilidad, de sus interrogantes, todo lo que como intercambio nos pueda enriquecer a todos…

Infinitamente agradecida, y bendecida por esta tarea…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s