Carta a Alfonso de su mamá Jesica… Gracias por tu amor y creatividad !

Carta para Alfonso:

Querido hijo intentaré contarte lo sucedido desde tu ausencia. A partir del anuncio de tu partida entré en un túnel de silencio, repleto de caricias y juegos, que no pude entregarte.

Me encontraba transitando de rodillas, lastimada por tanto dolor, a través de ese pasadizo podía ver como brillaba el sol, al otro lado, sabía que en algún momento estaría allí… pero desconocía exactamente cuándo.

 En aquellos días soñé que era un árbol en mi tronco seguías creciendo alimentándote de luz y amor, adivinándome secretamente florecías en colores y aromatizabas todo a tu alrededor… 
En la calle veía a otros niños jugar, sonreír y correr, estabas en cada uno de ellos, con tus ojos brillantes, mirándome desde el alma.

Muchas veces me encontraba como si fuera la última hoja del otoño, atravesada por el viento, rodando hacia la nada, inmensamente sola y muchas de esas veces estaba acompañada por algunas personas.

El tiempo lento, pasó y mi dolor fue tomando diversas formas, trasmutando. Empecé a tocar la luz del otro lado del túnel, era nítida y suave, su acuarela nuevamente fue dibujando imágenes y la esperanza se apoderó de todos mis sentidos, entonces decidimos llamar a la vida a tu hermano, lo nombramos Salvador…

El crecía en ese espacio primero tuyo, él acariciaba las paredes donde vos te acurrucaste la oscuridad… él me traía un poco de tu amor y me daba el calor de una primavera fecunda. Salvador tuvo un nacimiento feliz, se convirtió entonces, en un arcoíris llegó luego de la tormenta.


Un hermoso día, me llamo mamá, esa palabra que vos nunca pudiste decirme, pero que desde el instante puro de tu existencia intrauterina ya me habías coronado como tal.

Alfonso pasaron tres largos años y sé que en realidad nunca te fuiste, estas justo en el instante que te escribo, en mi jardín, disfrazado de pájaro, otras veces te veo como una mariposa amarilla o anaranjada revoloteando en mi cabello, desacomodando mis ideas, pero siempre sos el colibrí multicolor que da felicidad a mis flores y me hace renacer.

 En realidad pienso que nuca dejaste de habitarme. En algunas ocasiones escuche sonar un piano, era lejano y precioso el sonido envolvía mi alma, como lo haría tu abrazo, cada vez que oigo sonar a la distancia un piano, es una caricia musical de tu alma a la mía.

Hasta pronto hijo, nos envolveremos en la misma luz y somos un solo color hasta encontrarnos yo guardaré todas estas palabras, esos arrullos y juegos que no nos fueron posibles… ese instante que solo será nuestro.

Con Cariño Mamá





Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s