Cuando la culpa es estructural…

La culpa es una programación central de la condición femenina, producto de una cultura androcéntrica y patriarcal. Pero además la culpa está en el centro de todos los programas en la vida de la mujer. Ha sido la mejor forma de opresión y dominación. Desde el cuento del «Pecado original… en adelante…

Hoy por hoy la interrupción voluntaria del embarazo, es uno de los tabúes más grandes de la sociedad, y nos sumamos a las campañas de concientización para romper el silencio. Y así permitir a la mujer sanar una herida tan actual como ancestral.

Del dolor desautorizado de las pérdidas gestacionales espontáneas, aquí estamos frente a un dolor no solo desautorizado sino prohibido y clandestino… Duelos clandestinos, dolor clandestino…

Lo que deja a la mujer en un estado mayor de sumisión, de indefensión, y la lleva gradualmente a la desconexión con su fuerza vital, con su vida, a la desconexión total con su alma…, en muchos casos a la enfermedad, en otros casos a las distintas formas donde una mujer deja de vivir, ausente para si misma, diferentes formas de depresión disfrazada o encubierta, procesos oncológicos, autoinmunes, finalmente en muchos casos a la muerte psicológica, subjetiva, simbólica.

De acuerdo a la OMS, cada 10 minutos muere en el mundo una mujer en un aborto clandestino, un tema epidemiológico que todavía se in-visibilizo como tal.

Publicar esta nota implica tomar conciencia de una de las problemáticas más serias, epidemiològicamente no estudiadas, ni abordadas, a modo de sumar  en una campaña educativa y de conciencia en la semana por el día internacional de la mujer.
 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s